Teen Star

Fundamentos

Teen STAR se fundamenta en un concepto holístico de persona, el programa entiende que las personas somos un todo y distingue cinco aspectos de esta totalidad que somos:

  • Emocional: nuestros sentimientos y emociones que debemos entender e integrar. 
  • Físico: nuestro cuerpo, para qué está hecho, su significado.
  • Intelectual: todo lo que somos capaces de razonar y comprender.
  • Espiritual: somos cuerpo y alma también.
  • Social: desde que nacemos vivimos en una comunidad de personas.

Las claves del éxito de este programa que se puede resumir en los puntos siguientes nos animan a fomentarlo en nuestro Centro como un complemento de la formación humana y religiosa que ofrecemos, como un apoyo a los planes de acción pastoral, de acción tutorial y de acción familiar, estas claves de éxito serían:

  • Atención personalizada: trabajamos con cada clase y habrá sesiones que se tendrán separadas los chicos de las chicas.
  • La confidencialidad entre alumnos y monitores: favorece que todos hablemos con libertad sobre los temas que se planteen en las sesiones.
  • El tiempo: la duración del programa es como mínimo de tres meses haciendo 6 sesiones en el último trimestre de 60 minutos.
  • Acompañamiento individualizado cuando un alumno lo requiera.

OBJETIVOS

3.1 Objetivo generales

El Objetivo de Teen STAR es ayudar a nuestros jóvenes a dar respuesta a muchas de las preguntas que se plantean sobre la amistad, el amor, la fecundidad y la sexualidad. Para ello se trabajan estos tres objetivos generales

 3.1.1 Mejorar la identidad de la persona:

Los jóvenes necesitan saber quiénes son, al plantearse esta pregunta se les invita a tomar conciencia de su naturaleza: libre y responsable, sostenida por el Creador. Así entienden el valor de sus vidas y la de los demás: somos personas únicas e irrepetibles, amadas por Dios.

3.1.2 Valorar su libertad y capacidad de decisión:

Los adolescentes y jóvenes aprenden qué es la libertad, como capacidad de adhesión a lo verdadero y de aceptación de la responsabilidad que conllevan las acciones que protagonizan ante las oportunidades que se les presentan.

3.1.3 Desarrollar en los jóvenes el respeto por el don de la vida: 

La vida humana es un don que recibimos y acogemos. Cada uno de nosotros somos un don. Sólo quien valora su propia vida como un regalo puede entregarse y donarse a otras personas. Si nuestros jóvenes no se estiman a sí mismos, no podrán valorar sus vidas, ni la vida de los demás y por lo tanto, no encontrarán ningún valor al hecho de poder entregarse totalmente a otra persona.

 

3.2 Objetivos específicos

3.2.1 Fortalecer la identidad y la autoestima de los jóvenes a través del reconocimiento de sí mismos.

3.2.2 Entregar una educación sexual a  los jóvenes que les permita integrar su persona con la capacidad biológica de ser padres.

3.2.3 Promover la valoración de la sexualidad por parte de los jóvenes como una dimensión propia del ser humano.

3.2.4 Desarrollar la habilidad de toma de decisiones en los jóvenes basada en un equilibrio entre su propia libertad y responsabilidad.

3.2.5 Desarrollar el respeto por el don de la vida.

3.2.6 Ayudar a los jóvenes a comprender que la vocación del hombre consiste en el don sincero de sí mismo y que la sexualidad manifiesta su significado íntimo al llevar a la persona hacia el don de sí mismo en el amor.

 

Lo planteamos como un proyecto interdisciplinar que se se llevar a cabo por el conjunto de profesores que han recibido el curso Teen Star en coordinación con distintos Seminarios: Religión, Filosofía, Educación Física y Ciencias Naturales, el departamento de Pastoral, el departamento de Orientación y el equipo médico del centro.

Este proyecto se incluye en las programaciones de la asignatura de Religión (en los cuatro niveles de la ESO), de la asignatura de educación ético cívica en 4º de la ESO, de la asignatura de educación para la Ciudadanía en 3º de la ESO y de las asignaturas de ciencias naturales o respectivas y educación física en los cuatros niveles de la ESO)

 

Carácter internacional

  • Teen STAR integra en el proceso formativo a padres, educadores y jóvenes. Este programa ha sido implicado con éxito en más de 40 países.
  • Se ha demostrado que Teen STAR puede aplicarse en distintas realidades y sus resultados son avalados por publicaciones científicas.
  • Teen STAR tiene diferentes curriculums dependiendo de la edad y sexo de los jóvenes a los que se aplica. Adicionalmente se complementa con los planes y programas nacionales de educación.
  • Teen STAR forma monitores que apoyan a los padres en su labor educativa. El monitor Teen STAR recibe una capacitación con créditos abalados por la Universidad de Córdoba. Además participa de su programa de educación continua a través de encuentros nacionales e internacionales. en nuestro Centro contamos actualmente con más de 50 monitores.