HISTORIA
DEL CENTRO

 Sevilla al sur, esto es Heliópolis.

Trescientos noventa y nueve chalets construidos con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929 para alojamiento de técnicos y visitantes de dicha exposición.

Al principio eramos conocidos como “Hoteles del Guadalquivir”, hasta que más tarde fue sustituido por “Heliópolis”, Ciudad del Sol, a causa de la luz y el abrasador sol de sus calles. Hoy son muchas las edificaciones que se levantan en sus alrededores.

Diagrama Colegio Claret SevillaY a este embrujado barrio de Sevilla legaron un 2 de marzo de 1940 tres Padres Claretianos: P. Mariano Mediavilla, P. Dimas Gómez y P. Manuel Mallén. Hacía ya tiempo que los PP. Claretianos, llegados desde tierras de encinas, residían en Sevilla, regentando la capilla de la Puerta de Jerez y ejerciendo otros apostolados propios de su vocación misionera. Pero faltaba un elemento a esta misión, siguiendo su tradición “una escuela, donde los niños además de conocimientos, aprendan el catecismo”. Y será aquí, en el barrio de Heliópolis, calle Río Amazonas, número 23, donde la escuela comience su andadura.

El día 3 de mayo de 1940, en la habitación más alta del chalet, iluminada por tres ventanas tres alumnos con tres profesores iniciaban las clases. Significativo el número 3Tres alumnos, tres profesores, tres ventanas, tres de mayo. Humilde comienzo. Pero los ríos comienzan en el pequeño manantial y la semilla ya estaba echada al surco. Tenía que aumentar el caudal y la semilla había de nacer y crecer. Y hubo campo para el crecimiento, aunque fuera menguado y pobre.

Ya en octubre del mismo año, 1940, gracias a las valiosas gestiones de algunas personas influyentes, se les cede el edificio del Mercado de Abastos del barrio, previas las oportunas reparaciones del ruinoso edificio. Tres clases: párvulos elemental y una gratuita eran todo el Colegio. Aquel manantial de la calle Amazonas aumentaba su corriente y la semilla se abría ya en tallos. Y el pequeño Colegio ya tenía nombre. “Corazón de María”, de acuerdo con el título fundacional: Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María.

Este fue el Colegio durante 6 años, hasta 1946. Pero los Claretianos soñaban más río y más campo. Y floreció la esperanza.

Por aquel entonces, el Instituto Nacional de la Vivienda construía para el Barrio un Colegio y adosada a él una Iglesia. Pensaron los Colegio Claret SevillaClaretianos que podría ser esta la realidad de esos sueños y la cosecha de tantas esperanzas. El empeño no fue fácil, porque otros también soñaron con él. Pero el 5 de julio de 1946, fecha imborrable y gloriosa, se firmaba el contrato con los Claretianos. Era como una primera desembocadura de aquel Amazonas o si se prefiere una semilla convertida en trigal. El Colegio tenía ya sede propia en la Avda. de Heliópolis entonces, hoy Avda. P. García Tejero. Una casa limpia para habitar, ocho clases par enseñar, amplio salón y otras dependencias. Y todo enmarcado en un patio interior de bellas y sorprendentes columnas y amplias galerías, lleno de sol y blancura, que hizo pudiera llamársele el “Colegio Blanco”.

Y comenzó a funcionar el Colegio, aunque con estrechez, impartiendo la Enseñanza Primaria y todos los cursos de Bachillerato. Y creció con tal pujanza que a los 10 años se quedaba estrecho y pequeño para tanta demanda de la Ciudad de Sevilla y su Provincia. Había que soñar en abrir más cauce para tanto río y más surcos para tanta siembra. Y hubo cauces y se alargaron las lindes…

Más allá de las tapias del patio de recreo crecían los cardos y los jaramagos y sólo una algarabía de pájaros quebraba su soledad. Y este sería el campo para el nuevo trigal y para otra algarabía. Se abrieron zanjas, se levantaron muros y pronto quedó construido un nuevo, moderno y amplio Colegio: de anchos corredores, modernas instalaciones y extensos campos de deporte. En 1956 se inauguraba el nuevo edificio. Algarabía de alumnos en su doble modalidad, tanto externos como internos. El Colegio había alcanzado su plenitud. Ya sonaba bien con su nacimiento en la calle Amazonas. Aquel número tres se había multiplicado en crecidos números y aquella pequeña semilla era ya un extenso plantío. El nuevo Colegio comenzó a llamarse “Colegio Amarillo” por el color de su pintura, pero formando ya un todo con el “Colegio Blanco” tomó la denominación oficial: “Colegio San Antonio Mª Claret” o simlemente “CLARET”.

El Colegio “CLARET” tiene escritas brillantes páginas tanto en lo educacional como en lo deportivo. En su no larga existencia ha sido capaz de irse adaptando a las exigencias de las sucesivas reformas educativas, aplicando las modernas pedagogías. En la actualidad el Colegio está autorizado para impartir Educación Infantil, Educación Primaria, Educación Secundaria, Bachillerato y algunos Ciclos Formativos de Grado Medio y Grado Superior.

Siendo un Colegio cristiano-católico tiene su Ideario Propio y su particular Proyecto Educativo, donde queda reflejada la educación integral que pretende transmitir a sus alumnos, resaltando, especialmente, la vivencia y pedagogía de los valores cristianos.

Y mantiene el Colegio “CLARET” el sabor que quiso, desde siempre, quedará en su escudo: la imagen de Claret, la silueta de la Giralda y un Sol, es decir, Claret, Sevilla.

Logo Claret
×
Show